¿Cuáles son las ventajas de aprobar unas oposiciones?

Toda carrera de fondo tiene su recompensa cuando cruzas la meta. Y las oposiciones no iban a ser menos ya que ser trabajador de la Administración Pública cuenta con una serie de ventajas que hacen que el periodo de estudio no resulte tan estresante. Quizás, lo más atractivo es poder contar con un trabajo estable que te permita conciliar tu vida profesional con la personal. Pero te aseguramos que existen otras más. ¿Te interesan?

Estabilidad laboral. Aprobar unas oposiciones significa decir adiós a las temidas entrevistas de trabajo, las pruebas de selecciones y los eternos periodos de becas no remuneradas. Al principio, puede parecer toda una aventura pasar de una empresa a otra e id adquiriendo experiencia. Sin embargo, si apruebas unas oposiciones podrás conciliar tu vida profesional con la personal sin dificultades.

Horario. Las horas laborales de los funcionarios no superan las 35 semanales, salvo excepciones, frente a las 40 de los trabajadores de la empresa privada que fácilmente se superan. Además, aunque depende de la administración y el puesto, por normal general se trata de jornadas intensivas de 8:00 a 15:00 horas. Un horario perfecto para compaginarlo con otras actividades como el deporte o la vida social.

Sueldo. Aunque existen muchas personas que estudian unas oposiciones por vocación, hay otras que lo hacen motivadas por una estabilidad personal y económica. El sueldo de los funcionarios está conformado por las retribuciones básicas (sueldo y trienios) fijadas por los Presupuestos Generales del Estado junto a retribuciones complementarias (relacionadas con el puesto de trabajo y los méritos alcanzados) determinadas por las leyes propias de cada Administración Pública.

Flexibilidad. Los empleados de la Administración Pública cuentan con los denominados  ‘permisos retribuidos’, es decir, pueden ausentarse del trabajo sin que eso implique una reducción del salario. Un privilegio casi impensable en la empresa privada. Entre estos permisos justificables destacan algunos como cambios de domicilios, enfermedades, lactancias o realización de exámenes oficiales.

Derechos garantizados. Los empleados de la Administración Pública tienen una serie de derechos como las excedencias voluntarias, por ejemplo, para estudiar o cuidar a algún familiar. Además, cuando esta excedencia finaliza vuelven a sus mismos puestos de trabajo sin que sufran ningún tipo de alteraciones. Asimismo, cuentan con ayudas económicas, mutuas de asistencia o planes de pensiones. ¡Sin olvidarnos de las pausas para el desayuno!

Vacaciones. Todo trabajador necesita sus periodos de vacaciones para desconectar y volver con las energías renovadas a su puesto de trabajo. En el caso de los funcionarios de la Administración Pública, además de contar con un mes de vacaciones, las fiestas locales también son días libres asegurados.

¿Te ha interesado este artículo? Tanto si estás inmerso en el universo del opositor como si estás empezando a estudiar unas oposiciones, te recomendamos que leas también:

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *